Es muy común que los niños prefieran de colación, un chocolate o un helado, en vez de frutas. Lo que debería ser la excepción, muchas veces se transforma en la regla.

¿Qué hacer? Lo más recomendable es usar el ingenio y hacer de las frutas algo entretenido. Anda a la feria o al supermercado y compra distintos tipos de frutas, como naranjas, frutillas, melón, sandía, uvas, plátano o las que sepas que son las preferidas de tus hijos.

Luego, lávalas, sácales la cáscara y córtalas en cubitos. Una vez que tengas todas las frutas listas, invita a tus pequeños para que juntos armen las brochetas en los palitos.

Deja que las combinen a su gusto, para que así puedan comer lo que ellos mismos hicieron, según las frutas de su preferencia. Como se trata de una idea que probablemente usarás mucho si te resulta exitosa, luego de unas cuantas veces varía las frutas según la estación o acompáñalas con una salsa de yogurt natural o de chocolate.

*Foto: WeLoveIt