Seamos generosos: Cómo fomentar esta actitud en tus hijosCuándo son hijos únicos o muy regalones, se acostumbran a ser el centro de todo. ¡Es que es imposible resistirse a sus encantos! Pero sin querer puedes estar fomentándole a ser individualista, por eso te contamos cómo puedes ayudarlo a ser generosos con sus amiguitos desde pequeños.

Puedes empezar con simples gestos en tu propia casa y en actividades diarias. Te recordamos que la generosidad es recíproca, así como queremos que nuestros hijos sean generosos, ellos también esperarán que su amiguito tenga esta actitud con él.

¿Cuándo partir? Es entre los 3 y 4 años es la edad,  cuando los niños están preparados y conscientes para entender la actitud de la generosidad.

Si este es tu caso, comienza dándole algunas señales, puedes partir a la hora de la comida ofreciéndole una porción de tu postre, y siempre hablándole directamente de que esto es lo que conocemos como “compartir”.

Otra idea es que lleve varios de sus juguetes cuando vayan al parque o plaza, y lo más normal será que algún menor se le acerque con interés. En situaciones como esa puedes ayudar a tu pequeño dejando que se quede con su juguete favorito y pasándole otro a su nuevo amigo  ¡Así no sólo le fomentarás la generosidad, también lo ayudarás a hacer nuevas amistades!

Y un consejo muy sabio es que no lo castigues si es que te resulta difícil compartir. Lo que menos queremos, es que la generosidad la entienda como algo “forzado”, o que si no lo hace terminará en algo negativo. Recuerda que la paciencia es clave a lo largo de la crianza de nuestros pequeños.